26 de noviembre de 2017

Liga Navarra Alevín. San Juan - C.D.Amaya

Pamplona amaneció ayer bajo un cielo encapotado y una lluvia fina para recibir a nuestros madrugadores futbolistas. El balón corría muy rápido sobre el césped de la Agrupación Deportiva, lo que ayudó a que viésemos un partido trepidante con muchas llegadas a ambas porterías.

Se adelantaron los locales tras montar una contra a la salida de un corner en torno al minuto diez. Los rojos tuvieron varias ocasiones para empatar. Sin embargo, fue el San Juan el que consiguió el segundo mediante el lanzamiento de una falta.

Amaya creó mucho peligro en cuatro lanzamientos de esquina excelentemente botados por Egoitz y Aimar: el primero acabó en el palo tras ser tocado por el meta local, al segundo no llegó Urko por poco, a Aimar se le escapó el remate por un suspiro en el tercero, y el arquero detuvo un tiro de Aitor en el cuarto.

También lo intentaron combinando y centrando desde las bandas, pero ni Ibán, ni Egoitz, ni Marco acertaron a convertir en gol las ocasiones que tuvieron. Los verdes también gozaron de otras tres opciones claras, un tiro que acabó en el palo y otros dos remates que Haritza se encargó de detener y despejar.

Tras el descanso, Amaya salió a por todas haciéndose con el dominio total del partido. Con Sebas y Eneko intratables en las marcas y al corte y una gran intensidad defensiva en todas las líneas, no dieron opción a su rival. César dio el primer aviso con un disparo lejano que blocó el guardameta. Ibán, incansable en su pelea con los defensas, se adueña del esférico en un centro lateral, y en un movimiento de nueve puro lo deja de cara para Aitor. El seis, de un gran disparo desde trece metros en el minuto cuarenta, consigue el dos a uno que dio mucha moral a los de Beloso.

A partir de ese momento, tormenta de juego y ocasiones rojilla ante un San Juan que no salía de su campo: Ibán mandó el cuero a la cruceta en un remate de cabeza, Cesar y Aitor lanzaron dos faltas ligeramente desviadas, Aimar probó desde la derecha y a punto estuvo lograr el empate. Igualada que llegó al aprovechar Aitor un rechace al borde del área y mandarlo al fondo de las mallas de un potente golpeo, en el minuto cincuenta. 


Tres minutos después llegó el momentazo del choque. Urko, que jugaba de central, tan listo al corte como acostumbra, se hace con el cuero, regatea a un contrario y desde unos veinte metros lo cuela en la meta rival, consiguiendo el tercero de una merecida remontada. Golazo y celebración que, a buen seguro, darán que hablar con sus amigos del San Juan y Haritza a partir de mañana en el patio de la ikastola.

Los visitantes no sentenciaron el partido en dos remates solos ante el portero, y. tocó defender fuerte ante las embestidas de los verdes en los minutos finales. Pablo volvió a irse sin encajar gol y el equipo se llevó un triunfo muy trabajado, gracias a una excelente segunda mitad.

Conviene destacar lo que gana este equipo cuando presionan y defienden con máxima intensidad. Mención especial merece el partidazo que volvió a jugar Eneko en la zaga, aportando seguridad al equipo en defensa y claridad de ideas en la salida de balón.

Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario