14 de enero de 2018

Liga Navarra Alevín. C.A. Osasuna-C.D. Amaya

Primer partido del nuevo año el disputado en la mañana del sábado en las instalaciones de Tajonar. Los de Beloso, que esta vez vestían con camiseta negra y medias y pantalonetas rojas, saltaron al campo con un gran orden defensivo desde el inicio.

Osasuna tenía mayor posesión de balón, pero hasta el minuto diez no consiguió inaugurar el marcador. Haritza volvió a demostrar que es un porterazo atajando varios remates de los rojillos, antes de encajar el segundo en el minuto veinte.

Poco después, César tuvo que abandonar el verde con dolor en un tobillo. Esto, unido a la baja de Urko por lesión, dejaba a los visitantes con un solo cambio para afrontar lo que quedaba de partido: Egoitz tuvo que jugar el resto del tiempo en una posición que no es la que habitualmente ocupa, donde completó un gran choque. Eneko y Sebas no pudieron descansar, pero se enfrentaron muy meritoriamente al mejor ataque del campeonato.



Con el esfuerzo, el compañerismo e ilusión que les caracteriza siguieron plantando cara al líder del grupo. Intentaron recortar distancias saliendo al contraataque. Sin embargo, fueron los locales los que consiguieron el tercero justo antes del descanso.

En la reanudación el encuentro siguió la misma tónica. Una jugada desafortunada, un gol en propia puerta tras un despeje de un centro lateral, fue la que puso el cuatro a cero en el marcador. 

Fruto de que no bajaron los brazos en ningún momento, con Pablo muy solvente bajo palos y con una eficaz solidaridad defensiva, solo encajaron un gol más. Incluso tuvieron varias opciones de marcar. La más clara en un saque de banda a la altura del área local, sacado por Aitor, que es prolongado de cabeza por Ibán y peinado de nuevo por Isaac, para dejarle el cuero a Aimar solo ante el portero, pero su remate se fue ligeramente alto.

Quizás, faltó algo de confianza para subir al ataque por las bandas y ser más valientes tras recuperar el balón. Bandas donde Marco, Ibán y Aimar redondearon un gran partido desde el punto de vista defensivo. Por paradójico que parezca, reflejo de esa excelente labor defensiva de todo el bloque es el resultado final. Osasuna marca una media de diez goles por jornada, y ayer fue el primer partido de la liga donde no consiguieron marcar por lo menos siete.



Destacar la fortaleza mental del equipo que peleo con muchas ganas y gran orden táctico, desde el inicio hasta el pitido final. Mención especial merecen en ese compromiso colectivo Ibán y Aitor, quienes gracias a un enorme derroche físico multiplicaron su presencia y aportación en el campo.

Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario