25 de febrero de 2018

Futbito Txiki 6 años. C.D. Amaya - Txantrea

Sabíamos que iba a ser difícil, nos los habían advertido. Sabíamos que íbamos a tener que pelear mucho, teníamos que darlo todo en el encuentro para vencer a un gran Txantrea. Pero quizá tanta advertencia ha hecho mella en los nuestros.

Agradecer al árbitro que dirigiera el encuentro para sí nuestros dos entrenadores pudieran desgastar el suelo corriendo banda arriba y abajo dejandose las gargantas y recolocando el equipo. Los chicos os necesitan no solo por la labor técnica sino muchas veces por la labor protectora, regañadora o por un simple beso abrazo. Vosotros conocéis muy bien a cada uno de vuestros pupilos. 

Gran labor la de los tres…!!

Nada , NADA hemos podido hacer. Han sido superiores y el marcador es fiel reflejo de lo ocurrido en el encuentro. Los cancerberos, han sido los protagonistas de la jornada. Han tenido un papel especial en el día de hoy. Han evitado que la cuenta fuera más abultada y el Txantrea solo pudiera encajarnos 8 goles frente a un solitario tanto de los rojos . 

El encuentro ha estado reñido en el primer y segundo cuarto. Y bajo los palos estaba el duelo. Un increíble Iker frenaba el esférico en muchas de las jugadas del Txantrea. Francesco y Marco hacían lo propio en sus cuartos correspondientes. Valientes cancerberos ..!!!

Y el resto de los rojos? Dónde estaban ¿ Perdidos? Rendidos? Desubicados?

No salían las cosas. Nuestros pases se perdían entre los pies del contrario , o se perdían por las lineas del área. No logramos crear ocasiones de peligro ni jugadas que llegaran al área rival para desesperación de afición y jugadores. Porque sí, Txantrea logró sacar de quicio a los locales. Las sonrisas y la alegría que caracterizan a los nuestros se borraban de sus rostros para dar paso a la rabia, la impotencia y la derrota que dominaban los gestos de sus bonitas caras.

No puede ser chicos!!!

Tenemos tareas pendientes.


Tenemos que aceptar el puesto que nos toque sin enojarnos porque es lo mejor para el equipo , no jugamos solos y sobretodo no podemos culpar a nadie de la derrota.

Cuando las cosas no van a nuestro favor no podemos venirnos abajo porque será más difícil dar la vuelta a la situación y hacerle frente.

Tenemos que respirar profundo y tirar para adelante, sin enojarnos y pensando en positivo, en que hemos sido capaces y somos capaces de por lo menos pelear para lograrlo . El resultado ya se verá.

La derrota ya ha pasado y no se puede cambiar, hay que aceptar el fracaso y centrarnos en que la próxima vez lo haremos mejor y lo podemos hacer mejor porque lo hemos demostrado en otros encuentros..

No podemos venirnos abajo, ni agachar la cabeza, ni llorar, ni dar nada por perdido cuando besamos el suelo más de lo deseado o cuando los pases no nos salgan o el rival nos haya anotado una diana tras otra.

La culpa de la derrota no la tienes tú, ni yo, ni el árbitro ni el rival. No hemos vencido el encuentro y ya está. El rival ha sido mejor y hay que felicitarlo. 

Tenemos que ser un perdedor amable. 


Tenemos que aprender asumir la derrota sin sentirnos derrotados quizá nos ayude pensar que:


Lo mejor de la jornada, lo que vivimos juntos después del encuentro grandes y pequeños…!!!

Confesiones , secretos y situaciones de los más variopintas interrumpidas solamente por el empeño de los más pequeños en marcar gol en la gélidas aguas de la piscina pero cuyo resultado siempre es el mismo. Reír es la mejor terapia , reír es saludable…!!



A.L.E.


No hay comentarios:

Publicar un comentario