7 de mayo de 2018

Futbito Txiki 8 años. C.D.Amaya - Larraona

Los palos no fueron suficientes para frenar a un Amaya imparable 
----------------------------------------------------------------------------
Partido de muchos goles el que se disputó en las instalaciones deportivas de Amaya entre dos equipos que estaban muy parejos en la tabla clasificatoria: El Amaya y el Larraona. Al inicio del choque se guardó un emotivo minuto de silencio por la muerte del padre de uno de los jugadores del Larraona. Los de la ciudad deportiva fueron más sólidos durante todo el partido y se llevaron con justicia la victoria. El Larraona por su parte tuvo sus ocasiones para marcar más goles pero en ningún momento dio la sensación de tener el partido en sus manos.



El encuentro comenzó con un asedio brutal de los rojillos a la defensa visitante. El Amaya pudo terminar los 5 primeros minutos con no menos de 4 goles si no llega a ser por los postes y por la actuación de la portera blanca. Los locales vinieron con la lección aprendida del partido de ida y no iban a permitir que la calidad que tiene el Larraona arriba sirviera para hacer brecha en el marcador.
El 1-0 llegó de un gran cabezazo de Peio que remató, marcando los 3 tiempos un gran córner botado por Saigots.

El Larraona intentaba salir de su área a base de jugadas por banda pero tanto Peio como Bastías anularon por completo a sus rivales. El Amaya volvió a marcar esta vez por medio de Bastías que aprovechó el rechace de un tiro de Saigots que pega en poste, para batir cómodamente la meta rival. Al final de los 12 primeros minutos se llegó con este mismo marcador. La sensación sobre la pista era de que el Amaya había exhibido un juego sensacional pero que el Larraona se había escapado vivo.

Durante el segundo cuarto las tornas cambiaron y el Larraona dominó el juego de principio a fin. Al cuadro blanco le bastó con aprovechar sus dos primeras ocasiones para empatar el partido. El primer gol vino de un rechace de Xabi en el que el delantero solo tuvo que empujar el balón. El segundo llegó por la banda izquierda de un potente disparo.

El Amaya tuvo que replantear su esquema y bajar a Unax a la defensa para que la sangría no fuera mayor y este cambio fue beneficioso para los rojillos que tuvieron más equilibrio desde ese momento. Escasas acciones ofensivas se pueden contar por parte de los locales que se limitaron a defender en su propio campo durante todo el cuarto.

El número 6 del Larraona estaba siendo muy incisivo por la banda derecha pero la defensa rojilla impidió que pudiera culminar la remontada y con el resultado de 2-2 se llegó al final de este segundo cuarto.

En el tercer cuarto el Amaya volvió a recuperar sensaciones y a dominar el balón. Estos 12 minutos fueron aprovechados a la perfección por los locales para abrir una diferencia en el marcador que a la postre sería insalvable.

Bastías puso el 3-2 a los pocos minutos aprovechando nuevamente un rechace dentro del área. El cuadro rojillo estaba realizado un gran juego en todas sus lineas y no tardaron en llegar 3 goles más. El primero de ellos fue de Unax, que aprovechó un corner colgado al corazón del área por Peio, para introducir el balón en las redes con un zurdazo. El 5-2 lo puso en el marcador Peio quien también sería protagonista en la jugada del sexto. Gran contragolpe llevado por el 9 rojillo que sólo ante la portera, decidió ceder el balón a su compañero Unax que acompañaba la jugada y que acabó anotando.

Durante el 4º tiempo el juego se niveló. El Larraona seguía intentando la heroica y el Amaya, más relajado por la diferencia en el marcador, intentaba aprovechar los huecos que los blancos dejaban. El Larraona durante estos 12 últimos minutos gozó de las ocasiones más claras pero fue ahí cuando emergió la figura de Jon. El 10 rojillo, esta vez bajo los palos, dio un auténtico recital de paradas (incluyendo un 1 contra 1) que impedía cualquier atisbo de duda sobre quien iba a llevarse los 2 puntos de allí.

Jon además, fue protagonista también en los goles de su equipo. Dos goles que vinieron de sendos saques largos que Saigots aprovechó a las mil maravillas. El delantero rojillo volvió a reivindicarse como el gran finalizador que es, al que no le tiemblan las piernas cuando se encuentra delante del portero rival.

Con el resultado de 8-2 se llegó al final del partido. Muy buenas sensaciones las que dejó el Amaya en la pista cumpliendo todos y cada uno de sus jugadores con el rol que tocaba en cada fase del partido. Supieron sufrir y también machacar la portería rival cuando tocaba. Justa victoria ante un Larraona que dio la cara pero que nada pudo hacer ante el vendaval rojillo.

Jorge Palacios Zaratiegui

No hay comentarios:

Publicar un comentario