5 de mayo de 2019

Liga Navarra Alevín. C.D. Amaya - Txantrea 4-4

Trepidante desde el pitido inicial el duelo que disfrutamos ayer en el estadio de la Ciudad Deportiva. Nada más sacar de centro, César cuela un gran pase a Egoitz que ganando la espalda a la defensa dispone de la primera ocasión para marcar.

Aitor, en dos lanzamientos de falta tuvo las siguientes. El primero fue detenido por el arquero. El segundo ser marchó ligeramente por encima del larguero.

Se enfrentaron la apuesta por un juego más elaborado y de toque de Amaya ante la propuesta más directa y vertical delTxantrea. Durante los primeros veinte minutos se impuso la primera.

En el minuto quince, Haritza abre a banda izquierda para Eneko que envía el cuero a Lucas, que había bajado a recibir al medio del campo. Este, se gira y lanza un pase al hueco para que Ibán, en banda derecha, coja la moto, gane la línea de fondo y dé el pase de la muerte a Aimar, quien materializa el uno a cero finalizando una gran jugada marca de la casa.

Dos minutos después, Iván Biesa recibe el esférico en banda derecha, en un derroche de clase, se inventa un pase de ensueño con el que salva a la defensa rival; Lucas, aprovechando su velocidad y picardía lo aprovecha para, solo ante el portero, picar el balón elegantemente marcando el dos a cero.

Antes del descanso, de penalti, los azules recortaron distancias.

Tras la reanudación se vio un choque igualado, intenso y jugado a gran velocidad. Los visitantes lograron voltear el marcador, con dos tantos en los primeros quince minutos. A los locales les tocó sufrir para mantenerse en el partido ante un gran equipo. Pablo, con dos buenas paradas, apareció cuando su equipo más lo necesitaba.

Gracias al sacrificio defensivo de todo el bloque, empezando por Sebas, Aimar y Lucas en punta; con Ibán, Biesa, Egoitz y César alternándose incansables en la media; y Urko, Eneko y Aitor contundentes y rápidos al corte en la zaga, lograron sacudirse la presión y volver a adueñarse del partido. 

Con dos a tres en el marcador los de Beloso enviaron un saque neutral al guardameta rival que los recogió fuera del área. Uno de sus delanteros, al entender que la bola estaba en juego una vez que el portero había decidido no dejarla salir y jugarla con el pie, presionó, se la robó y marco gol.

Los técnicos rojillos, en un detalle de gran deportividad digno de alabar, ordenaron a su equipo dejarse marcar un gol en el saque de centro correspondiente. No defendieron, se quedaron quietos y, así, en un momento, pasamos del dos a tres al tres a cuatro.

En los últimos diez minutos Amaya asedió la portería visitante en busca del empate. César lo intentó en dos lanzamientos lejanos. Iván Biesa, tras recortar a su par dentro del área, sacó un buen tiro que fue enviado a corner por el portero. 

Lo intentaron tanto combinando desde atrás como con un juego más directo. Como muestra, un saque de puerta botado por Aitor que es peinado por Aimar, para que Lucas se plante dentro del área frente almeta rival, pero su remate salió junto al palo izquierdo. Ibán, tras pedirla de cara, también lo intentó desde el borde del área pero su golpeo no vio puerta.

Mención especial merece la insistencia de Aimar desde su banda. En un intento logró robarle el esférico al portero fuera del área pero su remate se marchó desviado. En otro, tras recibir de espaldas y girarse finalizó sin la suficiente puntería. En otra buena triangulación colectiva, recibió un gran pase de Aitor y ante el guardameta cruzó demasiado el balón.

El equipo estaba haciendo méritos sobrados para, por lo menos, empatar el partido y, esta vez, el fútbol no fue tan cruel con él. A falta de medio minuto para que el crono marcase el final del partido, César cuelga una falta al área que es rematada por Iván Biesa a gol, premiando el excelente partido realizado por todo el bloque.

En resumen, disfrutamos de un partido apasionante en el que los rojos dispusieron de más ocasiones, pero que pudo ganar cualquiera y que, a tenor del esfuerzo y nivel de juego que exhibieron los dos equipos, ninguno mereció perder.

Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario